VISITA ORTEGAL
2 DÍAS

Ortegal es un lugar perfecto para pasar un fin de semana. El mejor destino para desconectar, relajarse y practicar alguna actividad: surf, montar a caballo o hacer una ruta a pie, en kayak o en barco.

 

Conocerás uno de los territorios más escarpados de todo el litoral atlántico y cantábrico. En tan solo dos días, podrás disfrutar de playas paradisíacas, santuarios mágicos o villas donde el tiempo se detiene, así como de una gastronomía propia basada en productos locales y de temporada.

CARIÑO Y ORTIGUEIRA

Si hay un nombre peculiar para una villa, ese es el de Cariño, pueblo marinero situado al lado del Atlántico que logró mantener, a través de los años, sus oficios y tradiciones del mar. Visita su casco histórico y sus calles empinadas, con casas de colores colgadas sobre los acantilados y la playa de A Concha. No podrás abandonar Cariño sin acercarte hasta el Faro de Cabo Ortegal y Os Aguillóns, las cuartas piedras más antiguas del planeta según los geólogos. Valdrá la pena detenerte en este punto.

Ortigueira surge como un aliento entre la Serra da Capela y la de A Faladoira. Destino fantástico para realizar alguna actividad al aire libre, como una ruta caminando o practicar surf en la playa de Mourozos. Después de visitar su casco histórico y recorrer su puerto, si todavía dispones de tiempo, podrás acercarte hasta el mirador de Castelo do Casón, la Fervenza Pozo do Inferno o desviarte hacia los Cantís de Loiba.
 

SANTO ANDRÉ DE TEIXIDO: “va de muerto… el que no fue de vivo”

Santo André de Teixido es una aldea reposada al lado de los acantilados más altos de Europa continental (puedes visitarlos en la Garita de Herbeira). Se trata de una terraza natural al borde del Océano Atlántico. Lugar sagrado porque, según reza la tradición, hasta aquí llegó Santo André en una barca, golpeó contra los acantilados y transformó la piedra. Se convirtió por este motivo e uno de los lugares de peregrinación más importantes de Galicia, junto con Santiago de Compostela.

Te encantará recorrer las estrechas calles de acceso a la aldea y las casitas colocadas de forma desordenada. Puedes visitar la iglesia del siglo XVI y XVIII, beber en los tres caños de la fuente.

MAÑÓN Y ESTACA DE BARES

Si solo dispones de un fin de semana o de una jornada, tendrás que recalar en Mañón, último municipio coruñés, que limita con la Mariña Lucense. Puedes visitar la villa marinera y el puerto de Bares o el dique de O Coido, que fue construido por los fenicios posiblemente en el siglo II a.C. Es único en la Península Ibérica y se relaciona con las primitivas rutas de navegación entre Galicia y Irlanda. Desde aquí, puedes dirigirte al cabo de Estaca de Bares, su mirador y su faro.

En la ascensión al mirador Semáforo de Bares puedes observar la Illa Coelleira. El Semáforo está emplazado a más de 200 metros sobre el nivel del mar. Es un punto de observación marítima del siglo XIX y fue un puesto militar y base meteorológica y de comunicaciones. De camino al Faro de Bares haz una parada en la estación ornitológica para avistar gaviotas enanas, tridáctilas, araos o alcas. Este espacio natural dispone de la figura de protección LIC- Estaca de Bares.

El Faro de Bares fue construido en 1850 en el punto más septentrional de la Península Ibérica. Su posición estratégica es tan relevante que, hasta 1991, hubo una base militar de la Marina Americana. Desde el Faro de Bares, puedes finalizar la ruta en el pueblo de O Barqueiro.

ESCAPADA A ORTEGAL
4 DÍAS

Si tienes un puente a la vista, puedes escaparte a Ortegal y, a lo largo de cuatro días, descubrirás algunos de los paisajes más singulares de todo el litoral de las Rías Altas.

Tendrás la oportunidad de enamorarte de visitas inolvidables, playas infinitas para perderte o mágicos bosques. Embárcate en esta aventura y déjate sorprender por esta tierra.

VILLAS MARINERAS DE CEDEIRA Y MAÑÓN

Si visitas la villa de Cedeira puedes dar un paseo por su playa, su muelle y su casco histórico; además de disfrutar de su fantástica gastronomía cuyo producto estrella es el percebe. Si todavía tienes tiempo, acércate hasta el museo “Mares de Cedeira” y Punta Sarridal, donde disfrutarás de unas panorámicas maravillosas de la ría, del Faro de Punta Sarridal, del Castillo de Concepción y del castro de Sarridal.

En Mañón existen dos de las villas marineras más hermosas de todas las Rías altas: Porto de Bares y O Barqueiro.

En Porto de Bares, la villa reposa en el extremo de una pequeña ensenada dentro de un paisaje conmovedor en una costa abrupta e irregular. Su borde arenoso va desde el espigón prehistórico, O Coido, hasta la punta de Almeiro, dando lugar a la famosa playa de Concha de Bares.

O Barqueiro recibe su nombre de los antiguos barqueros que transportaban mercancías de un lado al otro de la ría, una de las más pequeñas de toda Galicia, hasta la construcción del puente en 1901. Su muelle se enmarca en la desembocadura del río Sor, con unas características inmejorables para la práctica de alguna actividad acuática o náutica. La villa se caracteriza por sus diminutas casas, con ventanas de colores, que están colocadas en calles muy empinadas bajando hacia el mar. Esta fisonomía fue reconocida por la industria cinematográfica y de series audiovisuales.

A FRAGA DOS CASÁS: bosque legendario

Este bosque es, junto con las Fragas do Eume, la última representación de bosque atlántico. Situado junto al río Mera, en su interior se conservan gran cantidad de especies vegetales autóctonas como robles, castaños o helechos reales. Junto con la flora, la fauna -corzos, jabalíes o tejones- viven escondidos en el bosque. La Fraga es el lugar perfecto donde evadirse de la realidad y entrar en contacto con la naturaleza más pura y que cada vez es más difícil encontrar.

RUTA DE LOS FAROS Y MIRADORES

A lo largo de todo el litoral son numerosos los miradores que podemos visitar y nos darán una perspectiva distinta del lugar, ya que las panorámicas serán inmejorables.

Estos puntos de visibilidad elevada destacan desde Cedeira hasta Mañón por la costa, y Cerdido en el interior. Miradores como el de Herbeira, Chao do Monte, el da Miranda, Estaca o el de Coto da Forca, harán de tu visita un recuerdo inolvidable.

Los faros son otro de los elementos que salpican nuestro litoral. Construidos para guiar a marineros y barcos, hoy en día la mayoría de ellos, aunque en funcionamiento, se han convertido además en construcciones para ser admiradas. No puedes abandonar la comarca sin hacer un recorrido por ellos.

VACACIÓNS EN ORTEGAL
7
 DÍAS

Si dispones de tiempo para conocer Ortegal, esta tierra te ofrecerá playas infinitas, bosques mágicos, una gastronomía única y lugares en los que perderte.

Conoce, a través de esta propuesta de siete días, los cinco municipios que conforman la comarca y descubre la riqueza natural, cultural y patrimonial de un territorio único. Lo habitual es comenzar el viaje desde la villa de Cedeira y acabar en Cerdido, haciendo el recorrido en forma circular, pero puedes hacerlo en el sentido contrario.

En Cedeira podrás pasear por el casco histórico, recorrer el muelle, conocer el museo “Mares de Cedeira”, y caminar hasta punta Sarridal para visitar el Castillo de La Concepción, el faro y el castro de Sarridal. Volverás a la villa para degustar en cualquiera de sus restaurantes el mejor marisco y pescado de la zona.

Desde Cedeira, podrás viajar hasta Cariño, otra villa de fuertes raíces marineras, donde también será indispensable la visita al casco histórico, el puerto, Cabo Ortegal, Os Aguillóns y la playa de Fornos. Continúa la ruta hacia Ortigueira, visitando el puerto de Espasante, el castro marítimo Punta dos Prados, los arenales y el mirador de la “Garita da Vela”. Más al norte podrás visitar Mañón, para conocer el Puerto de Bares y O Barqueiro. El punto final lo pondrá la visita a la Fraga dos Casás, en Cerdido.

 

ACANTILADOS DE LOIBA: “El mejor banco del mundo”

En la costa de Ortigueira, a los pies del Atlántico sobre los acantilados de Loiba se sitúa este particular banco que permite contemplar, desde el reposo, la inmensidad del océano. Los Aguillóns y el Cabo Ortegal al fondo, lo convierten en uno de los sitios más hermosos de toda la costa norte.

 

RIBEIRAS DO SOR

Situado en el municipio de Mañón, esta pequeña villa es un remanso de paz al borde del río que lleva su nombre. Realiza una parada y recorre el curso natural del agua, que te llevará a descubrir pequeñas construcciones dispersas por el margen del Sor: los molinos.
 

CABO DE ESTACA DE BARES: el punto más septentrional

Sin salir del municipio de Mañón, puedes hacer una parada en el cabo de Estaca de Bares, el más septentrional de la Península Ibérica, siendo recurrente el lema de estar “al norte del norte”.

Entre las rías de Ortigueira y O Barqueiro, este espacio constituye un observatorio natural de aves migratorias y de diversas especies como las pardelas.
 

ACANTILADOS DE HERBEIRA: mirador al Atlántico.

En plena Serra da Capelada, entre Cedeira y Cariño, se encuentra este rincón aislado de todo, en el medio de un entorno agreste y salvaje. La garita de Herbeira, es una antigua construcción en piedra y planta cuadrada, del siglo XVIII, situada en el borde de uno de los acantilados más elevados de la Europa Continental, con 613 metros de altura sobre el nivel del mar.